LA DESGRACIA DE NO SER PROGRESISTA

“Una auténtica desgracia eso de no ser progresista"

Si si, toda una desgracia lo de no ser progresista, y solo por estar a la derecha, en el centro, más arriba o más abajo, de quienes determinan que solo ellos se pueden llamar progresistas.

¡Que palabra más  bonita!, ¡que bien suena!, pero no soy progresista, por que solo lo son,  quienes dicen que yo no lo soy, o simplemente porque así lo han decidido ellos.

¿Que importa lo que signifique ser progresista?, ¿acaso los votantes de los progresistas lo saben?, lo que importa, es que por el solo hecho de decir que lo son, tienen millones de votos, a modo de maná, que agranda su poder, sus cuentas bancarias a la par que empobrecen y hacen decrecer los derechos y libertades de los “desgraciados  no progresistas" y de los que con su voto creyeron serlo.

Me preguntaba, porque los demás, los de la derecha, los del centro, los de arriba o los del más abajo no se quieren o pueden  llamar también progresistas, dejando escapar ese preciado maná, al fin y al cabo, solo es cuestión de una palabra, que viste e inviste a unos y desviste y desgracia a los otros. Toda una desgracia, por tanto, el hecho de no ser un progresista en consideración de vuecencia.

Pero Sr. SANCHEZ y Sr. IGLESIAS, aunque su mentira haya alcanzado en un tiempo pasado, la condición de engaño, hoy, ese engaño a desandado su camino  hasta su mentira y cada día les recuerdo, que somos más los que tenemos ahora la GRACIA de NO ser progresistas, quedándose usías, y sus adláteres, con la DESGRACIA de serlo, y DE SU MENTIRA.

Fdo. Jesús Manuel Ortega Limón

asociacion-civil-juntos_si-top